Kromosomak

23 obras de artes plásticas, todas blancas y claramente marcadas con una "X". Con su colección "Kromosomak" [Cromosomas, en euskera] el artista José Pablo Arriaga evoca la igualdad de todos los seres humanos. Todos somos en gran parte agua y estamos constituidos por 23 pares de cromosomas que, en general, no difieren de unas personas a otras, ni en su estructura ni en su forma. Mientras la mayoría de las obras aparecen en un conjunto de dos capas, algunos pares de cromosomas constan de tres piezas o aparecen solos. De este modo, el artista vasco se distancia claramente de cualquier igualitarismo mal entendido o de la indiferencia por la diversidad, y subraya que su colección no puede entenderse como un intento de estandarización. Por el contrario, su colección da cabida a las pequeñas diferencias y, por lo tanto, subraya que, en última instancia, todos somos seres humanos. Sin embargo, la colección no termina con las 23 piezas, ya que sólo los 23 cromosomas juntos podrán, finalmente, formar el ser humano. Del mismo modo, el armario "Kromosomak" consta de 23 capas. Cualquier cosa que se almacene tras la gran "X" de la puerta del armario, ya sea poco o mucho dinero, ropa deportiva o partituras, libros de filosofía o publicidad de supermercado, el armario sigue siendo el mismo.